Viernes, 20 de Marzo de 2015 13:17
Vota este artículo
(0 votos)

Lágrimas en el cielo Destacado

Papá los ama....

 

El 20 de marzo de 1991, un pequeño de 4 años y medio, Conor Clapton, hijo del músico Eric Clapton, estaba en su habitación del piso 53 de un rascacielos en Manhattan, a cargo de la niñera, días antes había asistido a un espectáculo de acrobacia, junto a su padre, por lo cual el pequeño intentaba repetir las piruetas  sobre una cama que estaba muy cerca de una ventana... un hecho desafortunado hizo que Conor cayera. Al mismo tiempo que se convirtió en el ángel de Eric.


De esa tragedia, Clapton escribió una balada en honor de Conor y de todos aquellos que hemos perdido a un niño, cuya tragedia caen al alma como una lluvia que no cesa, un dolor que se tatúa en el corazón... Una lágrima en el cielo...


No existe una palabra para referirse al padre que pierde un hijo, sin embargo esta canción se acerca mucho...



Lagrimas en el cielo



¿Recordarías mi nombre?
¿Si te encuentro en el cielo?
¿Sería lo mismo de antes?
¿Si te encontrara en el cielo?
Debo ser fuerte
Y continuar
Ya sé que no pertenezco
Aquí, al cielo.



¿Me tomarías de la mano
si nos encontramos en el cielo?
¿Me ayudarías a levantarme
Si nos vemos en el cielo?
Encontraré mi camino.
Entre los días y las noches.
Ya sé que no puedo quedarme
aquí, en el cielo.



El tiempo puede echarte abajo
El tiempo puede doblar tus rodillas
El tiempo puede romper tu corazón
Pidiéndolo por favor.
Por favor.



Tras esta puerta.
Habrá paz, estoy seguro.
Y sé que ya no habrán más
lágrimas en el cielo



¿Recordarías mi nombre
si te encuentro en el cielo?
¿Todo volvería a ser lo mismo
si te encuentro en el cielo?
Debo ser fuerte
Y continuar mi vida
Ya sé que aún
no pertenezco al cielo.
Ya sé que aún
no pertenezco al cielo.
Ya sé que aún
no pertenezco al cielo.



Escrita 9 meses después del deceso, se transformó en uno de los temas de más éxito de Clapton, y en una oración para quienes tenemos a unos pequeños que nos esperan en algún lugar... Sé que mis manos tocan las mejillas de mis niños, que cada vez que levanto mis brazos ustedes toman mis manos y jugamos juntos, se que saben que papá los ama, que están presentes porque forman parte de mí vida, y que después de las lágrimas nos espera un arcoíris para brincar y saltar, para jugar al fútbol y abrazarnos. Los amo angelitos.

Ultima modificacion el Viernes, 20 de Marzo de 2015 13:31
ir arriba